Pintó el punk - Para colorear (LIBRO)
24 páginas

Surgido a mediados de los años setenta entre Nueva York y Londres, el punk es bastante más que un subgénero rockero. No por nada se lo suele calificar, acaso exagerando un poco, de movimiento, para dar cuenta de su complejidad y amplitud.  Se origina, verdad, a partir de bandas, de conciertos, de canciones y de riffs (y acoples) de guitarra. Pero también es cierto que se expresa a través del diseño gráfico de los flyers y los textos de los fanzines, de la ropa (¡y el pelo!) y, desde ya, también por medio de un nunca escrito manifiesto de ideales, consignas y visiones particulares del mundo y de la forma de encarar las cosas en él. A más de treinta años de aquellas primeras grabaciones de bandas como Sex Pistols y Ramones y luego de múltiples bifurcaciones en sub-escenas como el hardcore, el street punk o el straight edge, el punk sigue vivo, a pesar de sus víctimas, de sus arrepentidos, de sus usurpadores. Pintó el Punk! hace una pausa en ese zigzagueante camino para mirar atrás y propone un recorrido de cuatro décadas por una veintena de grandes tapas de discos (¡para colorear!), representativas de distintos grupos, períodos, nacionalidades, estéticas y líneas internas.

Pintó el punk - Para colorear (LIBRO)

$1.666
Pintó el punk - Para colorear (LIBRO) $1.666
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Nuestra oficina en San Telmo Día y horario a coordinar por email a pedidos.xelcambio@gmail.com

    Gratis

Pintó el punk - Para colorear (LIBRO)
24 páginas

Surgido a mediados de los años setenta entre Nueva York y Londres, el punk es bastante más que un subgénero rockero. No por nada se lo suele calificar, acaso exagerando un poco, de movimiento, para dar cuenta de su complejidad y amplitud.  Se origina, verdad, a partir de bandas, de conciertos, de canciones y de riffs (y acoples) de guitarra. Pero también es cierto que se expresa a través del diseño gráfico de los flyers y los textos de los fanzines, de la ropa (¡y el pelo!) y, desde ya, también por medio de un nunca escrito manifiesto de ideales, consignas y visiones particulares del mundo y de la forma de encarar las cosas en él. A más de treinta años de aquellas primeras grabaciones de bandas como Sex Pistols y Ramones y luego de múltiples bifurcaciones en sub-escenas como el hardcore, el street punk o el straight edge, el punk sigue vivo, a pesar de sus víctimas, de sus arrepentidos, de sus usurpadores. Pintó el Punk! hace una pausa en ese zigzagueante camino para mirar atrás y propone un recorrido de cuatro décadas por una veintena de grandes tapas de discos (¡para colorear!), representativas de distintos grupos, períodos, nacionalidades, estéticas y líneas internas.